lunes, 25 de julio de 2016

Impublicable XXVI

 

Tu recuerdo aparece en los lugares
más insólitos.
Sobretodo vibra
en la sexta cuerda,
cuando el Mi
se evapora incandescente
para convertirse en tu nombre
...que todo descalibra.

domingo, 5 de octubre de 2014

Sommeil I.



Para Papá.

"Como ahora,
invítame a soñar fuera de casa,
quédate de espaldas
frente al portón,
murmura si quieres
que "los astros a lo lejos..."
y después, si lo deseas,
puedes apagar tranquilo
esta febril incandescencia,
ablandar mis falanges,
interceptar mi silencio,
en alguna otra madrugada
de lunes para martes...


Impublicable XXV


Trepo por tu nombre
como si fueran los últimos peldaños
que me quedan,
agarro las vocales que atraviesan
este eco hundido,
este augurio impronunciable.
Deslizo por las consonantes
mi cuerpo de aprendiz
para abrigar el frío,
avivo el fuego
y veo como se va consumiendo,
la o, una erre,
tu apellido que se transfigura
con el viento,
Una nube de carbón,
te nombra en la ciudad,
pero tú no miras el cielo...

domingo, 21 de septiembre de 2014

Impublicable XXIV


Vienes del azul,
esquivando el silencio,
rasgando los gritos
contenidos,
del aguacero,
tan redentor, tan
libre de culpa...
a cabalidad comprendo
por qué vienes
y repasas el camino,
ah, pero la ausencia
es tan incomprensible...

domingo, 22 de junio de 2014

A la sombra de un león (Joaquín Sabina - Josep María Bardagí)




Una canción para disfrutar a ojos cerrados.

Llegó
con su espada de madera
y zapatos de payaso
a comerse la ciudad.
Compró
suerte en Doña Manolita
y al pasar por la Cibeles
quiso sacarla a bailar
un vals
como dos enamorados
y dormirse acurrucados
a la sombra de un león.
"¿Qué tal?
estoy sola y sin marido
gracias por haber venido
a abrigarme el corazón."
Ayer
a la hora de la cena
descubrieron que faltaba
el interno dieciséis.
Tal vez
disfrazado de enfermero
se escapó de Ciempozuelos
con su capirote de papel.
A su estatua preferida
un anillo de pedida
le robó en El Corte Inglés.
Con él
en el dedo al día siguiente
vi a la novia del agente
que lo vino a detener.
Cayó
como un pájaro del árbol
cuando sus labios del mármol
le obligaron a soltar.
Quedó
un taxista que pasaba
mudo al ver como empezaba
la Cibeles a llorar
y chocó contra el Banco Central.

jueves, 27 de marzo de 2014

Mr. NN, presente.



Pobre señor piposo, no sabe que la soledad se le nota a leguas. Él lo disimula pero su pipa lo delata.  Casi siempre lanza pequeñas nubes de humo que se evaporan al instante. Pero a veces, cuando el señor piposo se siente brillantemente triste, su pipa parece locomotora, las nubes, irreverentes y densas, empiezan a salir a borbotones y cargadas de lluvia estallan en el centro.

Al señor piposo le encanta ver el desde su azotea el desfile de paraguas en la Alameda.

Impublicable XXIII



Ni en tu mente
ni la mía,
se cruzan por
burda casualidad
tu pensamiento con el mío,
mientras que los tuyos descienden
por el andino,
cruzan esteros,
se pudren en el camino...
Los míos
se evaporan,
en paisajes parcialmente
nublados,
y prorrumpen en
el estrecho.
Tú ves el mar,
pero no piensas
en mis recados
otoñales,
tu ves el mar y es sólo
el mar,
yo veo los legajos
los repertorios,
pero no hay caso,
no vienen tus biografías
a decir presente,
veo los archivos y
son sólo recibos,
son impuestos, evasiones,
fondos fijos que no cuadran,
son caravanas de números y
letras que conjuran,
pero no hay tiempo
para pensar, miento,
los lunes hay tanto que hacer,
si señores.


viernes, 14 de marzo de 2014

Lettre d'amour.



"Todavía quedan restos de humedad,
sus olores llenan ya mi soledad,
en la cama, su silueta,
se dibuja cual promesa,
de llenar, el breve espacio en que no está"  (Pablo Milanés - El breve espacio en que no estás)


Ahora abunda por doquier tu ausencia,
tu sombra de claves
de sol atoradas
en algún pacto de silencio,
Tu ausencia, non grata
que aletea en las mañanas,
amado eterno,
no hace eco cuando digo tu nombre,
no sonríe, no tiene pisadas...
Tu ausencia no sabe,
como me gusta el café,
ni como las puntadas de la rutina,
irrumpen en las estelas,
de no pocas miradas...
Tu ausencia, se parece a todo,
menos a tí,
tu ausencia, al fin y al cabo,
es como la ignorancia,
pero muchísimo más triste...

Ahora que abunda tu ausencia,
empiezo a comprender el anhelo.

viernes, 28 de febrero de 2014

¿Y la vida?


¿Y la vida?
me preguntas,
amor de mucho antes,
mientras miras el cielo,
poblado de nubes,
populoso de gaviotas
que surcan tus pupilas,
tus luceros que se caen
a hurtadillas,
de mi ventana,
amor mío, amor nuestro,
me preguntas por la vida,
y no se qué excusas
darte...
Me preguntas por la vida,
que es mirar tu pasaje,
amar en el silencio del humo y la lluvia,
un destello fugaz,
Me miras, amor mío,
me miras, radiante,
lleno de amaneceres
de ocasos,
y me preguntas por la vida,
que ahora parece un pause,
una distancia intransitable,
más que nada un descanso...
me preguntas por la vida,
que es un beso,
y un parpadeo intermitente,
un sinónimo de abrir y cerrar los ojos.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Impublicable XXII



"Y me pregunto
si será lo mismo tus ojos
que la borra del café,
que el mediodía en la costanera,
que los valientes en la trinchera
del calendario,
si será lo mismo caer de tu boca,
que de mis manos,
si tu voz será mejor que el silencio..."

domingo, 1 de septiembre de 2013

Impublicable XXI




Ya ves que no son grandes historias
de peldaños alejados...
Sólo quería contarte, 
que hoy, Julio veintitrés
caminábamos, 
tú no sé por dónde, 
yo por calles que conozco
de sobra y me faltan, 
cuentos para mis pies mojados,
contarte que el año de los remiendos
no perdona,
y emular así una breve vida cotidiana,
contarte que hoy, 
pero ya en la noche, 
dos veces me puse el pijama,
que tal vez me distraje
invocando al insomnio que no llega, 
(por que al menos el insomnio, 
se parece mucho a tí).


viernes, 19 de julio de 2013

Impublicable XX



Hoy que no es cualquier catorce de Julio,
compatriota, doscientos veinticuatro años
después de la toma de la bastilla
se escapan de mi bolsillo,
no batallones
no fusiles,
sino un flanco izquierdo,
que enarbola no más banderas,
ni siquiera banderines,
trillados, prosaicos,
relativos a tí,
Aunque sí blancos pañuelos,
lamentos de doscientos veinticuatro
julios anteriores,
que no proclaman
la liberté ou la mort,
pero que de reojo soplan,
el aliento que entumece mis amores
en la punta de mis labios,
éste pueril domingo,
sólo o soleado,
que no es lo mismo,
veo pasar de lejos
las revoluciones, las protestas, las capuchas,
compañero,
las capuchas que se elevan con el humo
con las lágrimas
las capuchas que
repletan las miradas.

lunes, 1 de julio de 2013

Sibemoles.

Pero hoy,
casi Julio, con casi todos sus soles
y casi todas sus lunas,
acuden a mi ventana,
sólo los calamareros
y resuenan como un susurro grande
el abanico de luces
que no me importan,
pero... que encienden mi medianoche.
Casi julio o breve agosto,
quién sabe
si tal vez es buen refugio la ignorancia,
acuden los acordes de las olas,
el redoble de los vientos,
los tambores de los pasos
de otras gentes.


lunes, 13 de mayo de 2013

Décimasegunda.


Se fue sin pagar peaje,
tu corazón de ladrillos,
se birló los dos anillos,
las colleras y tu traje,
perdona si mi salvaje
soledad fue prohibitiva.
Pa' tu hoguera enarnecida
al fin hallaste consuelo,
has de estar mirando el cielo,
desde el suelo, boca arriba.

Feliz boda, sin rencores,
yo también se retirarme
a tiempo sin la alarmante
suciedad de resquemores.
¿Se calmarán tus dolores
en la verde Amazonía?
De mi socarronería
más sincera te deseo
el mordaz revoloteo
de mis pálidas sangrías.

sábado, 11 de mayo de 2013

Impublicable XIX


Tú  ignoras que todo éste lodo:
Una mezcla de estribillos y ojales,
masticados, pegajosos,
se plantan en los
tiestos de las ventanas,
y esperan la primavera
para despegar...
Lo que no sabes,
es que cuando mis
versos sean simples cenizas,
volarán  sin respeto,
como una alergia que
se posará en tus narices,
y tu garganta...
Tú si que no sabes,
cómo sonríe mi maldad
estampada en tus pañuelos.

Impublicable XVIII - (Primer intento)


La chansón que te escondo,
está hecha de ésta
inarmónica maraña de sueños,
dos baladas,
un pregón,
y una afrancesada
manera de temerle
a las confesiones.

Ven que al fondo,
de un vinito blanco,
se ahoga la chansón,
para tí.


lunes, 22 de abril de 2013

Impublicable XVII (Tres piantás)



Tus ofensas al reloj, 
contra mis tardes pasivas,
mis silencios, 
tus manías, 
tú al derecho y al revés 
de la caligrafía, 
qué modo de ensamblarse
tienen las sonrisas
en tus ojos radicales, 
las malas compañías, 
las buenas soledades...

La simetría se entumece
a los costados, 
dos recodos, 
cinco olvidos,
tres detalles,
más de alguna controversia,
suma y sigue el inventario, 
por cuadrar las diferencias,
no me marcho 
y tú te quedas...

Tú catando novedades,
yo fundida en la rutina,
escapando al calendario,
tus ganancias, 
mis carencias,
mis vaivenes, 
tus atajos,
la contrapartida,
nos desconoce, 
faltan nombres,
sobran pistas.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Impublicable XVI.




Rasgar un si menor
es en pocas palabras
hacerle un homenaje al olvido,
mío,
mi olvido,
transitorio y
nebuloso
como los boleros
de las tres de la tarde.

Caminar sin
asfalto en las pisadas,
es hacerle un homenaje al olvido,
mío,
mi olvido,
esbozar una sonrisa
de feliz alivio bajo la lluvia,
cambiarse de andén
en mitad del trayecto,
buscar faros,
en otras miradas,
sin esconder las manos,
en los bolsillos...
es hacerle un homenaje al olvido.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Canciones - Fragmentos.



"Hoy que te amo, dejará de ser la libertad una palabra escrita en la pared"
 Pablo Guerrero - Hoy que te amo.

"Créeme cuando te diga que el amor me espanta, que me derrumbo ante un 'te quiero' dulce, que soy feliz abriendo una trinchera. Créeme cuando me vaya y te nombre en la tarde, viajando en una nube de tus horas, cuando te incluya entre mis monumentos. (...) Créeme, créeme, porque así soy, y así no soy de nadie"
Vicente Feliú - Créeme.

"Yo sé que estoy piantao, piantao, piantao...¿No ves que va la luna rodando por Callao?, y un corso de astronautas y niños con un vals me baila alrededor, bailá, vení, volá (...) Quereme así piantao, piantao, piantao, abrite los amores que vamos a inventar, la mágica locura total de revivir, ¡Vení, volá, vení!"
Astor Piazzola - Balada para un loco.

"Yo no sé, como hay quien malversa la vida, como hay quien invoca una herida, como pueden gastar el amor... Yo no sé, como si nos faltaran cadenas, como si nos sobraran las cenas, como si diera dicha el dolor."
Silvio Rodríguez - Abracadabra.

"A tus atardeceres rojos se acostumbraron mis ojos como el recodo al camino, soy cantor, soy embustero, me gusta el juego y el vino, tengo alma de marinero... ¿Qué le voy a hacer si yo nací en el Mediterráneo?"
Joan Manuel Serrat - Mediterráneo.

"Olvidar es triste desconsuelo. Vuelvo, amor, vuelvo a saciar mi sed de tí. Vuelvo, vida vuelo a vivir en mi país. Bajo el rostro nuevo de cemento, vive el mismo pueblo de hace tiempo, esperando siguen los hambrientos más justicia menos monumentos"
Illapu - Vuelvo.

"Cuando voy al trabajo, pienso en tí, por las calles del barrio, pienso en tí, cuando miro los rostros, tras el vidrio empañado sin saber quienes son, donde van... Pienso en tí, mi vida, pienso en tí, en tí, compañero de mis días y del porvenir, de las horas amargas y la dicha de poder vivir, laborando el comienzo de una historia sin saber el fin (...) Cuando llego a la casa, estás ahí, y amarramos los sueños"
Víctor Jara - Cuando voy al trabajo.

"Y ustedes reirán de la pobreza si el que menos tiene cantará sin mendigar... Sólo sueño por cambiar"
Miguel A. Bilinsky - Sueños.

"Acuérdate de mí... en tus plegarias y búscame con los ojos cerrados entre la muchedumbre solitaria, yo tampoco te quiero demasiado (...) Hombre de sombras y melancolía volvamos al Edén que nunca has ido, a celebrar con las copas vacías, el gusto de no habernos conocido".
Joaquín Sabina - Acuérdate de mí.

"¿Qué he saca'o con quererte ay ay ay?"
Violeta Parra.



jueves, 29 de noviembre de 2012

Destitulada.


"Madre, ya no estés triste, la primavera volverá,
Madre, con la palabra 'libertad'" -  Silvio Rodríguez. -

En alguna tregua o respiro,
te llevaré a París,
y dejarás perdidos a los soldados
que habitan
debajo de tus hombreras.
Qué se llenen tus ojos
de floridas callejuelas,
campos elíseos,
tornasolando las marcas
del olvido
de tus sienes.
Qué dejen de hacerle guardia
a tus años,
los bandidos soldados,
que con amarras
han sitiado
tu vida de sueños...
Iremos a Paris
en medio de las bromas
mezquinas
del viento norte,
que despeinan tu cabello,
y le aportan
chelines a tu hermosura,
en un sorbo de champagne,
ahogarás los soldados,
no le tendrás lástima,
a quienes cercan
tu alegría,
Iremos a París,
como quien se burla
de las malas memorias.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Impublicable XV.

Benditos sean los descuidos,
que llevaron a los peatones,
a caminar sin compasión,
hasta que a fuerza
de pisadas,
relucieron los adoquines.

lunes, 29 de octubre de 2012



Tu voz en almoneda,
                           yo la quiero.
porque resquebraja todas las canciones,
y sin faltarle el respeto
al silencio,
se deja caer por las emisoras
de nuestros pobres bolsillos...
Tu voz, a veinte mil
calles de mi voz, yo la quiero,
tu voz desbordante
de cafeína y aves rojas...
Invítame a un bluesecito,
que tu voz en almoneda,
                                yo la quiero.

viernes, 26 de octubre de 2012

(Basado en novela: Todos los nombres -  José Saramago)





Don José no podía creerlo, allí estaba ella, la mujer desconocida preparándole el desayuno, ¿Con o sin azúcar? preguntó ella. Don José, atónito aún, no respondió, se restregó los ojos, era imposible, totalmente imposible, pasmado de impresión se sumió en un austero silencio.
Por favor, no me mires así, te lo explicaré luego, le dijo. Al ver que don José no reaccionaba se acercó, se puso de rodillas y se lo explicó cual padre tiene que  revelar algún secreto a su hijo.
Fue un soborno, le dijo luego de una larga pausa, ya sabes, los escritores de hoy están dispuestos
a todo con tal de conseguir una historia...


domingo, 7 de octubre de 2012

Impublicable XIV.


Al llegar a lo más profundo,
y respirar el
agrio dulzor de tus entrañas,
quién podría
hospedar alguna mentira
en una lengua tan torpe
y a éstas alturas,
de la madrugá,
Le cedo el paso a la confidencia,
y declaro,
ante la inmensa soledad
que está al frente,
con ésta rabia con olor a vino,
y con éste amor,
encerrado
en ésta botella,
polarizada
por varias
indirectas errantes...
'qué más da,
qué puede importar
una derrota a los veinte y algo,
qué es una pena,
para un cabernet sauvignon,
que no sabe
lo que es esperar
en una copa,
unos labios
que no llegan'.

sábado, 6 de octubre de 2012

Impublicable XIII

"Llamémosle soledad o cursilería, después de las una de la madrugada, la soledad se parece mucho a la ridiculez" - Archivos madrugá (14-07-12)


Y sin embargo,
¿qué es lo que tu silencio otorga?,
¿un estallido de temores?,
no lo creo,
ya sabes,
aunque me arriesgo,
a subirme sin tí y sín mí,
al  ermitaño abismo...
Tu silencio,
debería otorgarme
una respuesta,
o tal vez una interrogante,
de otros matices,
tu silencio, señor, tu silencio,
se parece mucho
a la soledad,
una aproximación
a la muerte,
como una caminata
larga y tendida
por la vía férrea
que surcan tus ojos...
mas, ¿Qué será lo que otorga tu silencio?
tu silencio que acompaña,
mis afonías,
tu silencio tan finamente selecto,
no sabes, señor,
cómo imagino,
cómo invento,
palabras para completar
tu silencio..
y puede que sea sólo un silencio,
tan analfabeto,
qué no sabe por dónde
empezar a caminar,
solamente interceptado,
por cordiales saludos,
dos veces por semana,
todas las semanas,
y toda la vida.

Con tinta blues...


"Y la Cuculí se ríe, y la ventana se agita, cuando por esa vereda tu fina estampa pasea"
Fina estampa - Chabuca Granda.



Un hombre que adorne la avenida,
no necesita tener las manos llenas,
necesita, de vez en cuando,
descarrilarse de las buenas costumbres,
y del olvido,
hablar más de la cuenta,
preguntar lo que no se debe,
pecar de intruso...
Un hombre que adorne la avenida,
no necesita, andar buscando pretextos
para sonreír,
ni explicar porqué hace escala
en la neblina,
basta con que agriete el aire,
con su mirada austral,
no le hacen falta los aplausos del Olimpo
al caminar,
necesita, dejar sin cuidado,
sus huellas en algún vértice,
o llenar de primaveras las esquinas..
Un hombre que adorne la avenida,
no ha de saber todas las palabras,
ni todas las respuestas,
ni tener las manos tan limpias,
ni ser tan puntual,
ni tan encuadrado
en los retratos de su sombra,
necesita, de vez en cuando,
experimentar algún naufragio,
derrumbarse,
y esperar la noche,
sin sacar cuentas,
ni lamentar reproches,
necesita desafinar
en las rimas asonantes...
Un hombre que adorne la avenida,
ya real, o ya inventada.
no requiere tener siempre
los pies en la tierra,
ni el grito en el cielo,
ni opacar los excesos,
ni ir al pie de la letra..
Basta sólo, que ese hombre
que adorna la avenida,
así, de puras ganas,
de asestar un golpe al día a día,
se pasee, lento y silente,
por ésta intransitable vereda.

Impublicable XII


Dentro de un pre amor,
siempre hay basura cósmica
desintegrable a plazo fijo,
mensajes, llamadas,
andanzas, caminatas,
rojos atardeceres,
cantos bajo balcones,
declamaciones de augurios,
buenas famas,
zapatos lustrados ,
plegarias solitarias,
risas desvanecidas,
pero el plazo,
un día se cumple,
y la telaraña,
se muda de los ojos al rostro,
y la basura estorba,
y el cosmos, que era tan inmenso,
se puede guardar,
incluso en la pecera,
verdeazul de las glorias
rezagadas,
Pero yo te amo, dices,
pero yo te amo, digo,
entonces,
cuando la soledad aprieta,
en los albores de la vejez,
echamos mano,
a la basura cósmica,
vuelta del vacío
de la rutina,
y la telaraña,
ya con menos lucidez,
se muda a los ojos,
y  vemos de nuevo,
nuestros rostros,
en la copa de champán,
decrépitos,
tuertos tal vez,
y nos enamoramos...

domingo, 26 de agosto de 2012

Impublicable XI.


Será que hubo tiempo
de mirarnos hacia adentro,
y comprobar que no habían
mudado, los años,
los pilares del templo,
será que nos quedamos así,
mientras el retrovisor,
nos mostraba lo que éramos,
sin piedad,
sin tacto,
será que tomaste tu equipaje de la cinta,
será que subí al furgón,
será que nunca más,
y qué frase
más fácil y más gastada,
será que nunca más nos vimos.

Impublicable X.


En una o dos tardes de lluvia,
se puede, entre otras cosas,
ir por la costanera,
pisar la arenilla,
ojear el mar,
y contentarse,
sentirse fluír en las calles,
interceptarse, de casualidad,
con el frío sudor
de las mañanas...
Está permitido,
extender las alas,
y sobrevolar,
la bruma de nostalgia,
que se hace vapor;
y ya entonces,
cuando no queda espacio
para la neblina,
uno también puede
hacer escala,
en algún arcoiris.

lunes, 20 de agosto de 2012



Qué se puede hacer
con éste rojo amanecer...
volverlo tal vez al mar,
quedarse con él en algún bolsillo,
o, en fin,
observarlo y disminuírse,
ensimismarse,

perderse entre el abrir y el cerrar
de los ojos,
o liberar éstos versos
en un bote vacío...
Qué se puede hacer
con éste rojo amanecer...
se preguntan los estibadores
camino al puerto,
con esa autoritaria
razón con que nace el día,
y parte sin piedad la mañana,
vivirlo tal vez,
creerlo quizá...
Qué se puede hacer con ésta
roja odisea... Piensan los habitantes de
la madrugada,
regalarle flores,
quitarse el sombrero,
y de buena costumbre,
callarse la boca,
reverente mañana,

no sé si de luz o de sombra,
menos mal que te llevamos
dentro y a todas partes...
Qué se puede hacer
con esa roja explosión florida,
que tiñe las pisadas
de hielo e historias
Qué se puede hacer,
sino caer en sus brazos
dicen las malas lenguas,
Qué se puede hacer,
con éste pentagrama de oro...
si no lanzar los suspiros al estrecho,

y escuchar cómo sobrevive
el oleaje en fa menor.

domingo, 12 de agosto de 2012

lunes, 16 de julio de 2012

Qué mal chiste I.

Catorce de Julio,
doscientos veintitrés años después,
de la toma de La Bastilla,
vuelvo a soñar,
o tal vez no sueño,
tal vez sólo veo
cómo el mar,
se recoge, y se extiende,
como quien fuera
amo y señor de éste inmenso espacio
que me sobra..
En fin,
vuelvo queriéndome ir,
sin hablar más,
de éste
florido aniversario,
conmemorando,
emociones que no son nuestras,
patrias en busca de
ciudadanos,
blancos capitolios,
urbes voraces,
tumultos clandestinos,
que vá,
salarios mínimos,
expresos atiborrados,
y pobre gente avanzando hacia las líneas
amarillas,
ah, pero si gustas,
espesa neblina de éste menudo aniversario,
aquí a mi costado hay un espacio,
quédate,
tengo un buen vino,
añejo como el mundo,
pero de mejor sabor...

sábado, 9 de junio de 2012

Impublicable IX















Fulano... y pensar que

no sólo tienes dos pies,
manos, ojos, piernas,
labios, boca, y qué boca,
una forma de caminar,
camisas, colleras,
zapatos formales,
llagas de algún resfrío,
tres o cuatro malos recuerdos,
cien o miles de buenos...
pensar que también,
usas Jeans, bebes cervezas,
en esos jarros estampados,
de un pintoresco paisaje alemán...

Pensar que alguna vez,
quizá por inercia,
caminaste por Lautaro Navarro,
con Carrera Pinto,
y viste cómo el río seguía su curso,
y dijiste para tus adentros,
qué no había novedad...
qué los miércoles son aburridos,
que te apesta,
salir de la oficina a esa hora...
y que los directores,
son una mala hierba que
se multiplica en los días de lluvia....

Fulano, pensar que vives
en un hogar, con tus padres,
hermanos, o amigos,
que hablas como los
nocturnos de Chopin,
y que tal vez,
en alguna remota noche,
sentiste miedo de la densidad
nocturna,
y jalaste la cuerda,
y se hizo la luz, tu paz,
y cerraste los ojos,
duerme, cariño, duerme....

Fulano, ¡Y qué eres!,
pensar.... quién lo diría,
que tienes, una vida, un futuro,
un pasado de lujo,
un ritmo tranquilo,
las manos al bolsillo,
el bolso a la espalda,
mirada de frente,
una ligera inclinación,
ingleses modales,
un objetivo,
o más de uno, tal vez....

Fulano, y pensar que tienes,
un nombre y un apellido,
y un verso,
qué anónimo,
se ha venido a regalar.


viernes, 25 de mayo de 2012

Impublicable VIII.





Tú, prófugo de nacimiento
no sabes que en algunas medianoches,
me detengo,
y como buen prusiano que eres,
no estrechas manos
más que por costumbre
o buena educación,
llamémoslo así...
Como buen prusiano,
siempre cordial, cordial,
pulcro, delicado,
formal hasta la muerte...
Como buen prusiano,
pasas rígido,
sin saber que en las calles,
abundan las canciones
de los cantores que buscan
dueños al azar...
Buen prusiano,
sin tiempo para tonterías...
Cómo buen prusiano,
prusiano completamente,
ignoras que una vez te quise,
y a la vez muchas veces,
y que poco, o nada importa,
porque eres prusiano,
y como buen prusiano que tú eres,
éste verso son sólo jirones
que ocupan
una hoja...
Y por mi parte,
como mala poeta de suburbios y puertos
me niego a saber
por qué malgasto
mis quimeras esta madrugada
en la que tú, como buen prusiano duermes
y yo, me desvelo.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Remodelados I.

Catorce de Julio,
doscientos veintidós años después,
de la toma de la bastilla,
vuelvo a pensar,
que no hay nada más bello,
que soñar en la neblina,
de una ciudad,
y a la orilla del mar,
destapar el último vino tinto,
de la despensa,
y cantar,
que de pronto,
venga una gran ola,
y se lleve mi canto
a varar a otro puerto.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Impublicable VII


Y pensé, con dos manos,
y algo más que viene de adentro,
construir un pequeño
mundo, real,
e inventado,
y con amplio espacio
para coincidir
y para ser libres,
y nos dió
el tiempo una bofetada,
y aquello,
fue más que una broma de mal gusto...
Y, de pronto,
di un salto al frente,
y para colmo de males,
y mala fama,
y todas esas tonterías,
pasé de largo,
disculpe señor,
puede usted indicarme,
por dónde vuelvo,
¿volver a dónde señorita? preguntó,
el tiempo perdido,
su nombre lo dice,
no se recupera,
con cambiar de dirección los rieles...
De modo que volví,
sin más pertenencia
que la identidad,
intacta,
y una trasnochada,
cómo puede uno dormir a ésta hora
si no hay sueño,
muy cierto señorita,
me dijo,
lástima,
que yo vivo en las paredes,
lástima le dije,
lástima, lástima,
así nunca podremos salir de ésta biblioteca.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Corazón Libre (Rafael Amor, canción, Interpretada por Mercedes Sosa)

Te han sitiado corazón y esperan tu renuncia,
los únicos vencidos corazón, son los que no luchan.
No los dejes corazón que maten la alegría,
remienda con un sueño corazón, tus alas malheridas.

No te entregues corazón libre, no te entregues.
No te entregues corazón libre, no te entregues.


Y recuerda corazón, la infancia sin fronteras,
el tacto de la vida corazón, carne de primaveras.
Se equivocan corazón, con frágiles cadenas,
más viento que raíces corazón, destrózalas y vuela.

No los oigas corazón, que sus voces no te aturdan,
serás cómplice y esclavo corazón, si es que los escuchas.

Adelante corazón, sin miedo a la derrota,
durar, no es estar vivo corazón, vivir es otra cosa.

martes, 6 de diciembre de 2011

Una claveguera I.

Francamente,
aún se caen las gotas
del tintero,
y salen cartas anónimas,
a recorrer a pie,
a tocar puerta por puerta,
y si por esas casualidades,
tocan sus zapatos,
¡Dios me libre!
Francamente,
ya es hora,
y tiempo falta,
para sacudir,
rincones, y desempolvar recuerdos,
y empezar de nuevo,
francamente,
parece difícil,
y costoso,
comprar
un pasaje sin retorno,
e irse bien lejos,
francamente,
hace falta coraje,
y buen genio,
para hacer maletas,
y decir hasta luego,
fue un gran placer,
haber coincidido...
los versos,
son tan insípidos,
que francamente,
no recomiendo,
por aquí un paseo,
mejor,
es marcharse pronto,
que mañana...
bueno, mañana veremos.

martes, 29 de noviembre de 2011

ESG (Sólo personal autorizado II)

Puede ser el caso,
de que no suenen las pisadas en la escalera,
que dejen de ser mayoría,
las negativas,
y llegue corriendo el día,
de sacar mi blanca bandera,
y dejen de hacer patria,
en mis venas,
las cadenas,
y el temor,
de admitirlo al fin y al cabo...

(No se aceptan ofertas,
no se ofrecen descuentos)

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Sus olores llenan ya mi soledad...

No obstante,
Si somos árbol caído,
y de nosotros,
leña hacen los transeúntes,
seremos viento, seremos piedra,
y no sólo ruínes palabras,
ya sabrás,
que las marcas de alquitrán,
fresco,
me incitan,
a buscarte en todos los lugares del mundo,
y no obstante,
quedarme de brazos cruzados...
La incomprensión,
cariño,
aloja en los peores arrabales del alma,
Y no obstante,
ver tu rostro,
así a lo lejos,
es el mejor,
antídoto contra los malos tiempos,
y una leve sonrisa,
basta y sobra,
para apagar las luces,
y amanecer de nuevo.

martes, 15 de noviembre de 2011

Todavía quedan restos de humedad...

Que no se repitan, los jueves negros,
las pisadas en la arena,
y que no se repitan los suspiros en primavera,
ni el impuesto específico,
de los combustibles,
ni la poesía reciclada,
de los períodicos y las fantasías,
que hace su nido,
en la cal de las paredes,
ni mis ganas,
de que ésto,
fuera por fin un buen poema.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Impublicable VI.



Pasaron los autobuses llenos,
los obreros salieron de sus turnos,
y poco a poco se fue amainando el aguacero,
cayeron las nueve,
las diez en el bandejón,
y se lleno de gaviotas el puerto,
"Ésto tendría que haberlo hecho antes"
dieron las once,
y el viento cesó,
los árboles como árboles se quedaron,
y la vida como vida,
la mala fama,
aprende sólo a palos,
a sobrevivir,
las doce,
y ya el frío se marcha,
y no tener nada que hacer,
es lo mismo,
que estar solo,
a las una de la madrugada.
Caramba, qué susto me ha dado,
si quiere quedarse,
no hay problema
pero en dos horas más,
suena el despertador
y se va de mi sueño.

lunes, 31 de octubre de 2011

Cosas VI

Los rumores de la calle,
Podrán sacar la voz,
Y gritar que tal vez no es importante,
Un año más, uno menos,
Pero cómo no va a ser importante,
Saber que le ganamos a la rutina,
Al tiempo, al entorno y a las sospechas,
Y a la línea divisoria del silencio,
Al nada es para siempre,
Le ganamos,                                                 
Y llegamos antes que la poesía,
A ésta hora,
En que me desespero,
Por buscar un buen regalo
Que dejar en tu almohada.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Y ahora, tome su abrigo
descuelgue, por favor,
su sombrero,
y ahí donde usted la ve,
está la puerta,
y con todo respeto
le pido que se largue,
y que no vuelva a poner un pie,
en esta casa.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Aguacero III

Al olvido la luna,
al olvido el bressol, las diez de la noche,
los lunares de las faldas,
al olvido las carpetas,
los teléfonos, las casacas,
los militares, al olvido,
al olvido los papeleros,
los timbres,
los buses incendiados,
y el noticiero,
al olvido la hoguera,
y el tribunal del santo oficio,
al olvido don José,
y la mujer desconocida,
al olvido el registro civil,
las grandes empresas,
al olvido Chile,
y la oficina,
al olvido, al olvido con ellos,
al olvido,
el crimen y el castigo,
los techos,
los falsos razonamientos,
al olvido Janis Joplin,
las cartones
las paredes, las ferias,
los cielos rojizos, los coristas,
al olvido la mala memoria,
y la buena suerte,
al olvido el si, el no, el talvez, el mañana,
el quizá, el hasta luego, el hasta nunca,
el nos vemos pronto,
al olvido las mentiras,
al olvido el carajo,
el infinito,
y el menos cero,
al olvido los hoyos negros de la realidad,
al olvido con ellos, al olvido,
al olvido con el ida y vuelta,
dos por uno, lleve ya,
acá está su vuelto,
caballero,
que tenga buen viaje.

jueves, 13 de octubre de 2011

Molestias II.

¿Tan difícil puede ser,
escribir una sóla frase,
sin que se instale el amor en sus ojos?
cuénteme que tan difícil es,
a ver si se desencanta,
con mi enfado,
y tira, ahora y para siempre,
el romanticismo a la basura...

miércoles, 12 de octubre de 2011


Comisario, no soy culpable. Ya le dije que no fue real. Hasta donde recuerdo el arma tampoco estaba cargada. Y además ¿Cómo iba yo a saber que él estaba soñando lo mismo?

Impublicable Nº 3

Caballero, no le perdono,
que me haya olvidado,
en el fondo de su copa de champán,
no me venga con excusas,
que agravan la falta...

martes, 11 de octubre de 2011

Sóplame este ojo - Oscar Hahn

Así que estaban tomándose un café
y conversando solamente
sóplame este ojo
y ahora sóplame este otro
para que se me vuelen los dos
y no te vuelva a ver
nunca más

martes, 20 de septiembre de 2011




Úrsula sufría de claustrofobia desde que era una niña. Jamás subía a los ascensores, ni viajaba en metro y por las noches dejaba puertas y ventanas abiertas de su habitación. Nunca le gustaron los apartamentos ni los supermercados.
En su lecho de muerte, un día, despertó en un llanto de histeria a todo el personal clínico.
Cuando el médico a cargo le preguntó qué había ocasionado el grito ella simplemente fijo la mirada en el vacío y contestó.
- Me perdí en una hoja de Excel.

martes, 13 de septiembre de 2011

Impublicable Nº 2.

Cuando digo que está bien,
quiero decir en verdad,
que ya no hay más que hacerle,
que no importa, que ya pasó,
que no hay rencor, y que pronto,
caerás en mis olvidos,
quiero decir, además,
que ya fue,
y también,
que nada será como antes,
que ya no llamaré a tu casa,
ni llevaré remedios a tus dolencias,
que ya va,
quiero decir,
que cuides de ir solo por los caminos,
y de la oscuridad,
que algo puede pasarle a tu coche,
que no te preocupes por mi,
que yo estaré bien,
y que mires bien,
antes de cruzar las calles,
que prestes atención a lo que bebes,
y a las cartas de amor,
que lleguen a tu puerta,
quiero decir,
que todo estará bien,
dentro de un par de segundos,
cuatro,
tres,
dos,
uno...


Impublicable Nº 1


Cuando ya no queden
papeles que recoger,
Lunes para empezar,
libros que desempolvar,
cuando no haya revista que leer,
pisos que barrer,
gente para conversar,
fotografías que revelar,
cantos para entonar,
cuando ya no queden
vinos que descorchar,
prendas que echar al lavadero,
horizontes que apreciar,
banderas que izar,
rutas que recorrer
castillos en el aire que construír,
páginas en blanco para escribir,
música que escuchar,
cuando ya no queden perros que ladren
al amanecer,
cuando no queden lienzos para quemar,
años que vivir,
verbos para conjugar,
escaleras por subir,
sueños para soñar,
llamadas que contestar,
telas rotas que zurcir,
besos para besar,
prófugos que perseguir,
cuando se vayan las gaviotas,
y ya no quede luna para observar,
ni acordes para cantar,
ni bemoles que afinar,
ni pasodobles que bailar.

Cuando ya no queden...
ni penumbras para alumbrar,
ni males que remediar,
ni pecados que perdonar,
ni expresos en los andenes,
me pregunto,
si cuando todo se esfume,
y ya no queden,
lágrimas que llorar,
ni montañas que escalar,
silencio que romper,
me pregunto,
...
me pregunto, si cuando
se termine el invierno,
y florezcan los almendros,
y vuelvan las avenidas a llenarse de pájaros,
y se vayan a huelga las páginas de los calendarios,
me pregunto,
si acaso,
cuando los ríos a su cauce vuelvan,
seguirás o te habrás ido.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Y no pude distinguir entre ceguera y olvido,
ni aún cien años despues,
de encontrar tu carta entre mis cartas,
y tu voz en mi memoria,
perforada y reseca,
del viento y lluvia ... de ésta,
crónica del pasado,
absurdo y,
caído,
desmembrado,
en miles de pedazos,
y no pude nunca juntarlos...
nunca, juro,
que jamás nunca,
volví a saborear tu nombre...

Y no pude verte,
agitando el pañuelo del hasta nunca...
jamás
vi la última sonrisa,
que te pintaste,
ni entre ceja y ceja,
el ceñído de tus promesas
pasajeras,
ambulantes,
sin dejar en cada puerto, un amante...

No pude sostener,
en mis manos,
la ilusión de tus regalos,
nunca,
jamás nunca,
recibí las letras doradas,
ni la llave,
ni los fantasmas de tu regreso,
juro,
que jamás nunca,
volví a pensar en eso.

Gramática.

Guardo, las cartas anticipadas,
y el café, las tintas de los lápices,
por si encuentro alguna libreta
guardo miles de cosas,
y soy tacaña,
no hago derroches,
guardo las mayúsculas,
y no pongo más de un acento,
en una frase,
evito las comas,
y me encantan los puntos finales.

viernes, 12 de agosto de 2011

Poesía.


Yo te busco,
te busco en mis manos tercas y entre las pulgas de los perros,
te busco, pienso, me doy vueltas, te busco, debajo de los zapatos de algún cantor en la calle,
en los basureros, por medio de los ceda el paso de las carreteras,
Te busco y te llamo a que me hagas compañía,
hoy, sólo hoy,
que tengo desamores que contarte,
y un amanecer que se dió a la fuga,
a medianoche...

Te llamo a que vengas a quedarte unas horas,
y saquemos los minuteros de los relojes,
te busco, te busco a ti, en mí, en la gente,
te busco común y corriente,
cuando me quedo en los andenes,
con un lápiz y un papel vacío al acecho,
te busco y te llamo,
que hace ya bastante tiempo,
que no vienes.

Y por si fuera poco,
te busco en los diccionarios, y en las jergas de los marineros,
en el humo de las chimeneas,
te busco que quiero contarte,
un par de historias que encontré,
en mis bolsillos...
te busco que ya no me sobras
ni te caes de mis labios,
por eso te busco,
en la letra chica
de los pactos de silencio,
que firmamos.

Te busco, como si se acabara el mundo,
en dos segundos,
te busco, con frío y con la frente en alto,
te pido, que vengas un momento,
que te necesito,
cielos, te necesito,
aunque sean las sobras de tus pasos,
te necesito libre y ambulante,
como los comerciantes de la calle,
pero viva, viva, como la lluvia
y viva como la palabra poesía.

jueves, 21 de julio de 2011



Y si se consumen los lienzos,
de las velas,
...pensarás en algo,
Ayer me dijiste,
que podíamos soplar las ganas de apagar las luces,
en la oscuridad,
también ...
pensarás en algo,
para todo,
tienes las ideas listas,
si morimos
en el intento,
...pensarás en algo.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Casi veinte y dos vidas,
flor del naranjo,
eres, más,
mucho más que eso,
corazón de barro,
sécate al sol,
el sudor de la frente...
Casi veinte y sin embargo,
persiste la duda,
en la pendiente...
Hermana de sueños,
que se fueron sin alas,
a caminar,
por dos rutas del poniente,
por donde el sol pasa,
burlón,
agitando el pañuelo sin decir adiós...

Casi veinte, pequeña mariposa,
¡Volaste!
lejos y antes de tiempo...
En un miércoles,
de Junio,
llegó el viernes corriendo,
con la noticia entre los dientes,
son casi veinte,
y te duplicaste,
entre los cristales de tus lentes...

Casi veinte, y si te duelen los ojos,
no vayas a acomodar,
la vida a tu antojo,
que tus manos,
dejen la fuerza,
del pasado reciente,
y si se cae una lágrima,
entre los rosales,
no vayas a pedirme,
que le quite las espinas,
no vayas a pedir,
que no se sequen las flores.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Peces de ciudad - Joaquín Sabina. (Canción)

Se peinaba a lo garçon
la viajera que quiso enseñarme a besar
en la gare d’Austerlitz.
Primavera de un amor
amarillo y frugal como el sol
del veranillo de san Martín.
Hay quien dice que fui yo
el primero en olvidar
cuando en un si bemol de Jacques Brel
conocí a mademoiselle Amsterdam.
En la fatua Nueva York
da más sombra que los limoneros
la estatua de la libertad,
pero en desolation row
las sirenas de los petroleros
no dejan reír ni volar
y, en el coro de Babel,
desafina un español.
No hay más ley que la ley del tesoro
en las minas del rey Salomón.
Y desafiando el oleaje
sin timón ni timonel,
por mis sueños va, ligero de equipaje,
sobre un cascarón de nuez,
mi corazón de viaje,
luciendo los tatuajes
de un pasado bucanero,
de un velero al abordaje,
de un no te quiero querer.
Y cómo huir
cuando no quedan
islas para naufragar
al país
donde los sabios se retiran
del agravio de buscar
labios que sacan de quicio,
mentiras que ganan juicios
tan sumarios que envilecen
el cristal de los acuarios
de los peces de ciudad
que mordieron el anzuelo,
que bucean a ras del suelo,
que no merecen nadar.
El Dorado era un champú,
la virtud unos brazos en cruz,
el pecado una página web.
En Comala comprendí
que al lugar donde has sido feliz
no debieras tratar de volver.
Cuando en vuelo regular
pisé el cielo de Madrid
me esperaba una recién casada
que no se acordaba de mí.
Y desafiando el oleaje
sin timón ni timonel,
por mis venas va, ligero de equipaje,
sobre un cascarón de nuez,
mi corazón de viaje,
luciendo los tatuajes
de un pasado bucanero,
de un velero al abordaje,
de un liguero de mujer.
Y cómo huir
cuando no quedan
islas para naufragar
al país
donde los sabios se retiran
del agravio de buscar
labios que sacan de quicio,
mentiras que ganan juicios
tan sumarios que envilecen
el cristal de los acuarios
de los peces de ciudad
que perdieron las agallas
en un banco de morralla,
en una playa sin mar.

lunes, 9 de mayo de 2011

Ni fú.

La otra noche, de forma sutil y sin encanto se me declaró el gusto por salir a caminar de noche, una copia saludable de la vida bohemia. Algo tan sencillo como sincronizar los pies, echar marcha adelante y desplazarse. ¿Qué de generoso tendría pisar unos cuantos bloques de cemento y volver al hogar?  Me pondría a buscar una respuesta si tuviera deseos de saber porqué me gusta más caminar que ver la telenovela o leer el periódico. Los avisos clasificados no estuvieron buenos. Las noticias, ni hablar.  Sube el gas, la bencina, los colectiveros se van a paro, el siete por ciento de los jubilados, las promesas que deambulan en el limbo, por eso debe ser que me gusta echar marcha adelante y desplazarse… unos minutitos caminando sin pensar en volver. Ir, sólo ir. No podría negar que cuando emprendo la retirada, siento una punzada nostálgica en uno de mis costados. Eso debe ser lo único molesto de salir a andar sin rumbo fijo, la certidumbre ingrata de que hay que volver. Pero bueno, no todo puede ser perfecto.

miércoles, 27 de abril de 2011

La cerveza - Eduardo Galeano, Bocas de tiempo.

Este elixir conduce a la perdición. A la perdición de los caracoles.
Cuando oscurece, ellos salen de sus escondrijos y a ritmo de caracol avanzan dispuestos a devorar la carne verde de las plantas. En medio de la huerta, un vaso de cerveza monta guardia. Es una tentación irresistible. Llamados por el aroma, los caracoles trepan a lo alto del vaso. Desde el filo del abismo, se asoman a la sabrosa espuma y cuesta abajo resbalan, dejándose caer. Y en la mar de cerveza, borrachitos, felices, se ahogan.


Eduardo Galeano, Bocas de tiempo.

Fragmentos. (La mala hora)

-"No debían existir los lunes" -dijo el juez.
El barbero había empezado a cortarle el cabello.
-"Son culpa del domingo -dijo-. Si no fuera por el domingo -precisó con un aire alegre- no existirían los lunes"

- La mala hora -.
No importa, pero quedarse en el andén,
mirar los expresos pasar, o bien,
declararles la guerra,
de una vez por todas saltar las líneas amarillas,
amenazantemente gritar:
¡¿O te vas o te quedas?!
pero no es justo, no es justo,
que aún los tranvías,
no den el visto bueno,
para ir al olvido
Caramba,
se me ocurrió pensar,
qué dónde nos vamos a encontrar cuando se acaben los lugares...
y con qué musas vas a hacer poesía de ahora en adelante,
cuando nos miremos al espejo,
y seamos viejos...
Hoy en la mañana mentí,
sin querer,
y acá rompo la promesa
de no pensar en ti,
el problema no es el plebiscito,
de si escribirte, de si no,
el problema son mis dedos,
polichinelas tuyos,
no lo admito en voz alta,
pero el vértigo de estar a tu costado...
...en algún rincón....

Igual es una mentira.
La mala costumbre de pensar
dos veces las cosas
me saluda al desayuno,
me prepara el café:
'¿con o sin azúcar?
-sin, por favor-'...
El sacramento ingrato,
no me abochorna,
me da igual.

domingo, 10 de abril de 2011

Fragmentos.

Todo hacía pensar que Amaranta se orientaba hacia una felicidad sin tropiezos. Pero al
contrario de Rebeca ella no revelaba la menor ansiedad. Con la misma paciencia con que
abigarraba manteles y tejía primores de pasamanería y bordaba pavorreales en punto de cruz,
esperó a que Pietro Crespi no soportara más las urgencias del corazón.

(Relativo a Amaranta Buendía. Cien años de soledad - Gabriel García Márquez)

<<No soporto más ésta espera>>, Le dijo <<Nos casamos el mes entrante>> Amaranta no tembló
al contacto de sus manos de hielo. Retiró la suya, como un animalito escurridizo y volvió
a su labor.
- No seas ingenuo, Crespi -sonrió-, ni muerta me casaré contigo.
(Amaranta a Crespi. Cien años de soledad - Gabriel García Márquez)

Fragmentos.

"Pero lo que me preocupa, no es que me fusiles, por que al fin y al cabo, para la gente
como nosotros, esto es la muerte natural" "Lo que me preocupa -agregó- es que de tanto
odiar a los militares, de tanto combatirlos, de tanto pensar en ellos, has terminado por ser
igual a ellos. Y no hay un ideal en la vida que merezca tanta abyección"
(Gerineldo Márquez al Coronel Aureliano Buendía, Cien años de Soledad, Gabriel García Márquez)

sábado, 26 de marzo de 2011

Chubasco.

Ofrezco, para ti,
la menor intención,
a esta hora,
de hacerte compañía, a contraluz.

Aguaceros II.

Son culpables, los ojos impares,
tuyos, de que se llenen,
los jarrones de poesía,
ilusionas las manos mías,
a contraluz…
dos por uno te canto,
las razones, que invento para quererte,
del cuello y de tus narices.
Amado descalzo camina en la avenida,
Sin maltratar al silencio.
Balbontín sobrevivió con honores a la explosión de Hiroshima, a una dosis de cianuro en las entrañas,
a los fusiles de los militares, a tres golpes de estado, a diversos derrumbes
y terremotos, sobrevivió con gracia a un accidente vascular, a dos atropellos, a ocho horas de
plática con Borges, a un enfrentamiento civil en la Argentina, a la silla eléctrica y también a
una bofetada del mísmisimo comandante en jefe del III Reich, sobrevivió a un atropello en
la calle Hobbs sin un rasguño, cayó por descuido del piso noveno del Wall Street Center,
naufragó en las costas de África oriental, sobrevivió a la picadura de trescientas cincuenta y
cinco avispas, a un virus informático, a un corte de suministros durante cuarenta y dos días,
a las selvas  amazónicas, a una burbuja de aire en la sangre, a una crisis nerviosa, a una
corriente de aire que le paralizó el cuello, y al monóxido de carbono, a las cámaras de gas,
a una estampida de desnudos, y a un incendio químico. Al ácido muriático, a la soda caústica,
al impacto de un meteorito, a la llamada solución final, al invierno ruso y al psicópata de Alto
Hospicio...
Por eso, no entiendo porque carajo ahora mira los semáforos antes de cruzar la calle. No
entiendo, no entiendo, no entiendo.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cosas que pasan...

Cuando descubrí que era capaz de desdoblarme pude por fin descansar, me quedaba envuelta en el cobertor hasta las once de la mañana los Lunes mientras la otra parte hacía la fila en el banco, esperando que se desocupe el cajero.  Empecé a ir a las bibliotecas más seguido y a las pistas de patinaje. Era justo lo que necesitaba para hacer una vida normal. Pero como generalmente ocurre en estos casos comenzaron a circular los rumores. Mal y tarde me enteré de que la otra maléfica parte se quedó con mi novio, y que sale a disfrutar con los amigos. Se gasta mi sueldo, vive en mi departamento, y cada Abril viaja de vacaciones al Valle de la Luna, y yo he tenido que ganarme así la vida señor taxista – le dijo acercando el revólver a su sien derecha. 

lunes, 20 de septiembre de 2010

Al gran bohemio...

Quien te vea,
dirá que no tienes derecho a voto,
moverá la cabeza de este a oeste…
Podrán reprochar,
que desafinaste en tu estilo,
que dabas a la poesía,
las musas que te sobraban,
¡Tonterías!
Al mirarte al espejo,
pensarás acaso si el delirio,
te valió el triunfo o la pena…
Dirán que la rueda siguió sin ti,
creerán que los años te quedan chicos,
que ya no es lo mismo,
que antes,
podrán sacarle la lengua a tus tropiezos,
podrán los relojes seguir su ritmo,
sin que tu mano bendita les de cuerda…
Pero nunca,
jamás nunca podrán negar que cantaste,
y que tan solo tu voz,
raspada
nos hizo sentirnos libres.